Idioma: esen
Acceso de usuarios | Registro 0 artículos
ENVÍO GRATUITO para pedidos superiores a 30 € Ver condiciones
INICIO > Barbero del mes > Confesiones de un Barbero - Ángel Carretas

Confesiones de un Barbero - Ángel Carretas

Confesiones de un Barbero - Ángel Carretas
2018-04-12

Buenos días Ángel, Cuéntanos tus inicios en la barbería. ¿De dónde viene tu vocación cómo barbero?

Es fácil averiguar de dónde viene mi vocación, en mi casa siempre se vivió de ello, mi madre peluquera de señoras, mi padre con los caballeros, tíos, hermano… Y aunque la vida de antes no era como la de ahora, que tenemos una cámara al instante en nuestro móvil, las pocas fotos de mi infancia que hay o aparezco con un rulo en la mano o con un secador al fondo.

Pero fue a los 13 años cuando mi padre intentó introducirme en su mundo. Me dejo un juego de herramientas y me dio las instrucciones para comenzar yo el corte y luego él acabarlo. Fue una primera toma de contacto algo traumática, la verdad. Me decía: ‘solo las puntas’ y yo cuando veía que eso ya estaba me metía mucho más. Y así la cosa tenía difícil arreglo.
Años más tarde tuve otra oportunidad de aprender el oficio. El método fue el mismo, pero para entonces yo ya tenía amigos a los que engañar.
En pocos meses ya terminaba yo solo a mis propios clientes.


Y entonces ¿cuándo decidiste dar el salto y crear tu propia Barbershop?

No fue “tan rápido”, la verdad. Después de un año decidí retomar los estudios y me fui a Madrid. Tras pasar por una Ingeniería en Telecomunicaciones que no termine, acabe en el mundo de la Publicidad y el Marketing, trabajando en una productora de publicidad.

Durante esos años no lo dejé en ningún momento. Los viernes tarde y sábados los pasaba en mi ciudad natal, ayudando en la barbería de mi padre. Y del tiempo de mis vacaciones empleaba una semana o diez días para descansar y el resto lo pasaba ayudando. Era cansado, pero me encantaba la peluquería.

No tardé en cansarme de tener un trabajo tan lejos e ir cada día a Madrid. Así que, cuando mi padre se jubilaba, tuve que decidir si quería seguir cómo socio en la empresa de desarrollo de software y web y en la emisora de radio en Pueblanueva (Toledo) o quedarme con la peluquería de mi padre que siempre había funcionado muy bien.
No os cuento cuál fue mi decisión, porque ya la sabéis.


¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Que cada cliente es distinto y cada cabeza un mundo. Ahora hay muchos estilos diferentes, no es como antes que el cliente venía solo a quitarse pelo y en 15 minutos se hacía el servicio. Es el corte, la barba, color, depilación, estética. El hombre es mucho más exigente y eso nos ha favorecido al tener que formarnos para dar la talla, abrirnos horizontes, ver otras formas de trabajar.
También me encanta lo divertidos que son algunos días gracias a los clientes y a los compañeros.


Cuál es el estilo que más te gusta trabajar

Hace unos años, antes de que viniera toda la moda, supe que los degradados, barbas y tupés se iban a imponer y fui buscando información y dónde poder formarme. Cuando vino la moda, no me pilló desprevenido. No era el mejor, pero sabía defenderme perfectamente. Ahora, trabajar las barbas me encanta. Me relaja muchísimo.


Quienes han sido tus referentes en la barbería

Mi padre fue y es mi primer referente. Con el tiempo me he terminado dando cuenta de la importancia que tenía todo lo que aprendí de él porque fue la base de lo que en el presente sé.
En segundo lugar, mi amigo Iván López, al que admiro por su sencillez y perfección. Y después a Oscar Vergé, Andreu Ribes, Víctor Valín, Javi Torrente, Pepe Cotillo, Javier Pantoja, Fran Aranda e Iván Rodríguez. Aunque hay muchísimo talento y cada día tengo nuevos referentes.

Y si la pregunta fuera: “¿cómo quién te gustaría ser?”, diría como Don Federico de Madrid, el cual representa para mí todo lo que debe ser un buen barbero.


¿Cómo ves el nivel de la barbería en España?

En los niveles más altos del mundo. Muchos barberos reúnen las cualidades del trabajador español: constancia, conocimiento, paciencia, técnica y mucha creatividad. Estamos aprendiendo a saber vender todo ese talento, pero aún falta camino que recorrer, valorarnos más y luchar por evitar el intrusismo y la competencia desleal.


¿Y de las marcas de barbería? ¿Valoras que se apueste por el Made in Spain?

La mayoría tienen productos muy competentes, buena imagen y distribución y precio asumible. Pero les falta cerrar el círculo sabiéndose ganar la confianza de público. Yo creo que eso se consigue siendo sencillo, escuchando al cliente y sus necesidades y siendo cercanos a la vez que profesionales.

Ahora, es cierto que con las marcas españolas conseguimos tener esa cercanía que se valora tanto. La mayoría de las marcas nacionales anteponen la calidad a todo lo demás (hay excepciones, claro) y eso, se nota. Los barberos ya tenemos la capacidad de distinguir el buen producto del malo por nuestro cliente y, si intentan colarnos un mal producto, desechamos automáticamente la marca.
Me llamó mucho la atención la marca Beardburys que tiene una amplia gama de productos de mucha calidad. Pero lo más importante es que escucha al barbero para mejorar y ampliar su oferta y eso se valora mucho.

Por otro lado, también buscamos la comodidad de tener una única marca para satisfacer todas nuestras necesidades y Beardburys lo hace. Tiene una amplia línea de fijación: cera, polvos de textura y laca para hombre; tratamiento para barbas: aceite, bálsamo, cera, champú para barba, champús para el cabello de varios formatos y color para hombre y gran calidad.
En especial, he decir que los productos de coloración para hombre de esta marca me han encantado. Se aplica en el lava-cabezas como un champú en solo 5 o 10 minutos y no da el aspecto de un tinte, sino algo natural oscureciendo la cana. Me ha parecido un producto redondo.


¿Hacia dónde crees que irá el futuro de la barbería?

Pues con profesionales cada vez más formados y competentes y marcas que sean sus aliados, muy bien. Eso sí, debemos tener la suficiente responsabilidad social, empezando desde uno mismo, de no intentar explotar y machacar la profesión. Y eso se consigue valorando nuestro trabajo, no queriendo ganar dinero rápido y siendo sencillos. Porque somos profesionales y artistas, pero no estrellas de cine.

No me gustaría que ocurriera lo que le pasó al barbero del pasado, entre ellos mi padre. Se limitaron a hacer los 4 cortes de siempre, eso sí perfectos, y se aburrieron de siempre lo mismo, se volvieron conformistas y perdieron la pasión por el oficio. Ahora la cosa es muy diferente, hay mucha más variedad de servicios, productos, utillaje, técnicas…es todo mucho más divertido y apasionante. Por eso es importante seguir formándonos, aprendiendo nuevas cosas, apostar por las marcas que innovan con sus productos y motivan al profesional. Debemos evolucionar y no estancarnos en el recuerdo para que exista un futuro largo, próspero y seguro para el mundo de la barbería.


Cuéntanos dónde te vamos a poder ver los próximos meses.

El próximo 27 de mayo estaré en el evento solidario “León te Corta” junto con muchos compañeros y amigos. Lo organiza mi amigo Víctor Valín con el apoyo de muchas empresas locales y alguna marca, cómo Beardburys, y estoy convencido de que será todo un éxito.

En la feria de Madrid, Salón Look muy probablemente y el evento solidario que se organiza en Talavera de la Reina el 7 de octubre, del cual soy parte de la organización y al cual estáis todos invitados. Pero en algún lío más me meteré con seguridad.



Revista Soy Barbudo Nº5

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento del sitio y generar estadísticas de uso.
Al continuar con la navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies.
Continuar

Información útil sobre el uso de cookies en este sitio Web

En cumplimiento con lo establecido en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSI) y en adecuación con la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que este sitio Web acepta el uso de cookies.

¿Qué son las cookies? Una cookie es un pequeño fichero de texto que almacena información útil en el disco duro de su ordenador. Cada vez que visite este sitio Web, nuestro servidor reconocerá la cookie y nos proporcionará información sobre su última visita.

¿Puedo evitar el almacenamiento de cookies en mi ordenador? La mayoría de los navegadores aceptan la utilización de cookies de forma automática, pero usted puede modificar la configuración del navegador para que no lo haga.

¿Qué tipo de cookies utiliza este sitio Web? En concreto, este sitio utiliza las siguientes cookies:
Cookies analíticas.- Las cookies analíticas recogen información para evaluar el uso que usted hace de la Web y la actividad general de la misma. La analítica de la Web es la medida, recolección, análisis y creación de informes de los datos de Internet con el propósito de entender y optimizar el uso de sitio Web.
Cookies técnicas.- Las cookies técnicas son las estrictamente necesarias para el uso de este sitio Web.
Cookies funcionales.- Las cookies funcionales son las estrictamente necesarias para proporcionar los servicios solicitados por los usuarios en este sitio Web.

Desactivar cookies:
- Chrome, desde http://support.google.com/chrome/bin/answer.py?hl=es&answer=95647
- Explorer, desde http://windows.microsoft.com/es-es/windows7/how-to-manage-cookies-in-internet-explorer-9
- Firefox, desde http://support.mozilla.org/es/kb/habilitar-y-deshabilitar-cookies-que-los-sitios-we
- Safari, desde http://support.apple.com/kb/ph5042

Si en algún momento desea hacernos llegar algún comentario o solicitar más información sobre el uso de cookies en este sitio Web, puede notificárnoslo por correo electrónico a la dirección hola@beardburys.com

Cerrar